VÍCTOR ANDRÉS GARCÍA BELAÚNDE EN PUCALLPA – PARTE I

0
2

El congresista Víctor Andrés García Belaunde estuvo el fin de semana en Pucallpa para una actividad partidaria y también visitó Contamana. Días antes estuvo en el Estrecho, frontera del Putumayo con Colombia. Habló con ÍMPETU y lo hizo de sus temas preferidos, la lucha contra la corrupción, pero también un acercamiento a lo que ocurre en la Amazonía.

 

Recuerdo que cuando estuve en El Estrecho, oficiales de la Policía Nacional y de la Marina de Guerra me explicaron que por ahí no erradicaban cocales porque las parcelas estaban muy dispersas y era muy oneroso. Hoy la coca se extendió en esa zona del Putumayo y del Amazonas. ¿Qué vio usted que hace unos días estuvo por ahí?

No soy experto en el tema. La información la podría dar Devida más que yo, pero a mí me parece que el narcotráfico disminuyó bastante, hay más vigilancia y eso ha ocasionado más desarrollo en los pueblos, como Caballococha o Islandia que no las visitaba como 15 años. Hay un comercio más ordenado. Claro, el narcotráfico es muy difícil controlarlo, pero los logros son más mérito del Perú que del apoyo que se recibe de los Estados Unidos. En Colombia es al revés.

 

No se aprovecha convenios, como para el uso de un satélite de Brasil para combatir no solo el narcotráfico sino la tala de madera, la trata de personas, el contrabando.

El Estado peruano es poco eficiente. El Perú compró un satélite pensando en eso, pero no funcionaba en tiempo real para esas operaciones. Demoraba 3 a 4 días en dar información. Hubiera sido más barato contratar servicios de terceros.

 

Muchos convenios en el Perú se quedan en el tintero, o se hacen para favorecer a terceros, como lo que permitió que la firma suiza que tenía Las Bambas, la vendiera a la actual empresa china en Las Bermudas.

Esas son los negociados o triangulaciones que permite al gobierno de turno favorecer a compañías extranjeras, a costa de los recursos del Estado. En el caso Las Bambas, son una empresa china que como todos sabemos son malos patrones, le permiten una serie de cosas, como cambiar las condiciones del contrato para que puedan extraer lo máximo posible de minerales y obtener mayor ganancia, sin considerar mucho lo que debe quedar en el Perú.

 

Al final es el Estado peruano el que debe resolver esos problemas.

Exactamente. El gobierno peruano, el siguiente o subsiguiente, siempre acaba arreglando problemas originados por el gobierno anterior, aunque finalmente el Estado es uno solo.

 

Los recursos naturales son fácilmente pasados de una mano a otra.

Lamentablemente este tipo de entreguismo de los funcionarios del Estado, muchos de ellos mediocres, algunos corruptos, otros ineficientes o ignorantes, que por cualquier motivo lo que hacen es entregar alegremente las riquezas del Perú a manos de cualquier inversionista que ofrezca cualquier cosa. Las consecuencias son que el Perú recibe cada día menos y se llevan cada día más.

 

Los 610 millones de dólares ofrecidos por Odebrecht como indemnización al Perú, una miseria.

Una bicoca, para pagarlos de 25 a 30 millones por año, cuando solo en Olmos el Estado le paga a Odebrecht 28 millones de dólares anuales por el mantenimiento. O sea, en el fondo Odebrecht va a pagar al Perú con plata peruana. En pocas palabras, se va a permitir al ladrón que se quede con lo robado y que siga lucrando y que ese dinero no lo devuelva nunca. Insólito pero es verdad.

 

Y Odebrecht sigue cobrando recursos públicos en el Perú.

Claro. Se le paga por mantenimiento de la Interoceánica del Sur, el Tren Eléctrico, Olmos, Chaglla, porque esos contratos los logró con la corrupción a costa del subsidio del Estado.

 

Por ejemplo.

En Olmos y Chaglla hay subsidios del Estado a las tarifas que ellos cobran. Olmos cobra más tarifa por sacar el agua gracias al contrato corrupto que tiene. En el caso de Chaglla, va a cobrar más por la tarifa de luz porque está subsidiada por el Estado. En otras palabras, los contratos tienen varios niveles de corrupción. Primero, el solo hecho de tener la obra; segundo, el solo hecho de hacer la obra más cara; tercero, el solo hecho de permitir que el Estado en los próximos 30 años le pague tarifas subsidiadas, sobredimensionadas. A cambio da una propina de 610 millones de dólares en 15 años y van a seguir con los negocios por 30 años más, cobrando lo que quieren. Me parece una vergüenza nacional.

 

Muestra que en el país la que maneja la situación en realidad es la empresa corrupta y no el Estado.

Exactamente. Odebrecht tiene muchos socios en el Perú. Basta ver la televisión y se darán cuenta que hay muchos abogados incluso periodistas que opinan a favor del convenio. La mayoría de ellos han tenido vinculaciones con Odebrecht.

 

Las autoridades nacionales hablan de que este tipo de arreglos más bien propenden a conseguir la verdad, descubrir quiénes fueron realmente corrompidos y no les importa mucho quién corrompió.

Todo tiene su costo-beneficio. Yo no le pido a un ladrón que se quede con mi casa a cambio que me diga quién le abrió la puerta para entrar a robar. Son dos cosas diferentes.

 

Es que eso aún no se ha establecido.

Fíjese, primero no hay costo beneficio. Cuando uno llega a un acuerdo con un delincuente tienes que tener las cartas sobre la mesa y saber qué cosa tiene el delincuente que me pueda ofrecer para que yo acepte. Y ese delincuente no me ha ofrecido hasta el momento nada. Lo que se sabe, ya se sabe. Horacio Cánepa y Josef Maiman fueron más útiles que Jorge Barata. Y lo que ya se sabe es que son corruptos los gobiernos anteriores. Lo que no se sabe es qué va a pasar en la última fase de la negociación, que es la nueva declaración de Barata, porque él ya declaró y lo hará de nuevo. Pero qué más va a decir de lo que ya ha dicho.

 

Tal vez solo diga lo que le dé la gana, porque es el que está poniendo condiciones.

Sí. Quién dice que no puedan tener tecnología que les permita ocultar algo. Veremos cuando Barata hable y no se sabe cuándo hablará. Será recién cuando firme el convenio, antes no, estoy seguro de eso. Entonces veremos si valió la pena llegar a un acuerdo con delincuentes profesionales a cambio de información.

 

Tener la certeza si los cuatro ex presidentes del Perú están o no involucrados.

Están involucrados. Nadie va a salvar a Toledo, difícilmente van a salvar a Humala, a PPK y a Alan García. Ya están todos involucrados. Entonces, qué más van a sacar.

 

Tal vez nuevos involucrados en niveles inferiores.

Bueno, que saquen cuentas corrientes de todos los funcionarios. Yo creo que esto tiene que ver mucho con el interés del gobierno, que tiene socios que son parte del Club de la Construcción. El Presidente Martín Vizcarra es parte del Club de la Construcción…

 

Usted lo asegura.

Tiene una compañía constructora que es parte del Club de la Construcción. Entonces, cómo podemos creer de las buenas intenciones del gobierno de llegar a acuerdos de esta naturaleza, y la fiscalía que actúa de la mano del gobierno, cuando no sabemos realmente qué está pasando detrás. Porque lo que quieren es salvar a negocios sin intervenirlos, cuando lo que tienes que hacer es intervenir los negocios para salvarlos tú después.

 

Blindar negocios.

Hay demasiados intereses atrás para que los negocios sean blindados y puedan ser transferidos.

 

¿Cuáles?

¿Cuánto vale Chaglla? Lo quieren vender en 1400 millones de dólares, aunque vale la mitad. ¿Por qué lo venden en tanto? Porque hay un contrato de suministro y de compra de electricidad del Estado a tarifas altas. Entonces, lo que vale de Chaglla no es solo la obra que han hecho, sino el contrato que tienen con el Estado. Y ese contrato, como la obra misma, son producto de la corrupción. Por eso es que lo hicieron. Lo que quieren hacer ahora es que Chaglla venda ese negocio ilegal, lo blanquee, para que el nuevo operador que lo compre lo haga con la garantía de que no va a pasar nada en los próximos 30 años y podrá seguir cobrando lo que quiera. En suma, el pueblo va a pagar este convenio durante tres décadas.

 

Una de las empresas involucradas en el tema de Lavajato, CASA (Construcción y Administración SA), es la que da mantenimiento a la carretera Basadre. ¿Cabe una mayor fiscalización?

Por supuesto. CASA, sí, de capitales ecuatorianos y peruanos. Se le cayó un puente en Chincha. Además todos dicen que dio cien mil dólares a Kuczynski para la campaña en presencia de Martín Vizcarra. Hay declaraciones de doce testigos. Lamentablemente muchas constructoras se repartieron las obras del Estado de esa forma: yo te doy esto, yo te doy lo otro, a cambio de coimas y tarifas elevadas.

 

Lo que incrementa el costo de la corrupción.

El tema de la corrupción acá no es saber la coima que pagas. El problema es que, como has coimeado, ya el empleado o funcionario público ya es de tu confianza y tú le puedes exigir dos cosas adicionales: primero addendas para subir los precios de construcción y, segundo, addendas para subir los precios de las tarifas. Y eso es fatal.

 

En ese escenario resulta mucho más urgente la reforma del Estado. ¿Por qué está detenida?

¿Quién haría la reforma? ¿Los mismos que están adentro? No, pues.

 

Hay que encontrar un mecanismo. Tal vez grandes debates y consultas populares paulatinas.

Yo diría que lo que hay que hacer es traer expertos de afuera para que hagan un plan de reforma del Estado para que los interesados del Estado en reformarse a sí mismos no puedan participar, sino solo como observadores.

 

¿Por dónde empezar?

Por la manera de contratar. Hay que recordar que todos estos cambios vinieron con el fujimorismo y algo con el Apra. Con el fujimorismo se privatizaron las empresas y se establecieron normas de contrataciones con el Estado, que muchas fueron nefastas. Las famosas obras sin expediente técnico, obras sin licitaciones o las famosas iniciativas privadas que causaron entusiasmo en muchos constructores que le llevaban el negocio al gobierno, negocios que a veces el gobierno no quería ejecutar. Por ejemplo, la Interoceánica del Sur, fue Odebrecht el que vendió la idea al gobierno de que era necesaria. O sea el gobierno no priorizó sus obras. ¿Quién priorizó las obras en el Perú? Odebrecht, de acuerdo a sus intereses y en un marco legal preparado para la trafa.

 

PUCALLPA PARA SALIR CORRIENDO

¿Y la Amazonía cómo está en todo esto?

Es parte del Perú, por lo tanto no puede estar muy alejada de los problemas del Perú.

 

En su viaje algo habrá notado.

Lo que noté es que hay mejoras. Por ejemplo Caballococha es una ciudad diferente. Pucallpa misma es una ciudad diferente. La primera vez que vine a Pucalllpa fue por 1965 o 1966 y era un pequeñísimo pueblo joven que no tenía una vereda, llena de polvo y de fango. Pucallpa era para salir corriendo. Hoy es una gran ciudad. Quizá de las mejores en planificación de su crecimiento. Hay ciertas mejorías en la Amazonía, más que en la costa donde hay mucho desorden.

 

Pero no soslaya sus problemas.

Tiene problemas que no se solucionan. Le sobra el agua pero no tiene agua, no tiene luz, los combustibles son muy caros. Estuve en Contamana, donde dependes de las avionetas que vienen y van a precios carísimos. Un pasaje vale como irse a Buenos Aires. Debería haber una pista de aterrizaje más amplia, aviones más grandes, un transporte público o privado subsidiado para que no sea tan caro viajar. Debería haber mejores botes para el transporte fluvial. El transporte es muy caro en la selva.

 

La 27037, Ley de Promoción de Inversiones Para la Amazonía, no fue suficiente. Ni siquiera se cumple. Los ministerios que deben destinar el 10 % de sus presupuestos a la Amazonía, no lo hacen. Hay una deuda pública en eso.

Lo que hay que hacer es revisar la descentralización, revisar el tema de impuestos. La desgracia del Perú es que el centralismo mental y psicológico de nuestros funcionarios, creen que el centralismo es la solución de todo y es el control de todo. Y cuando han descentralizado el país lo han hecho de una manera equivocada. Por ejemplo hoy en día el 70 % del Presupuesto General de la República no lo maneja el Gobierno central, sino las regiones. Y la pregunta es ¿qué hacen las regiones? ¿El dinero que les entregas se emplea bien? Nadie sabe cómo se emplea. ¿Hay un inventario del dinero, de sol a sol que se haya distribuido por canon? No hay nada de eso.

 

¿Y Contraloría?

Cómo controlar 2000 gobiernos locales. La Contraloría tiene dos mil empleados, en teoría un empleado por gobierno local. ¿La contraloría irá a Contamana o a Atalaya? Quizá una vez en la vida. El pueblo tiene que fiscalizar. Hoy día a través del internet es muy fácil controlar las cosas, sin embargo no se hace.

(Continúa mañana)

Leave your vote

Comments

0 comments

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí