El interés de Japón por el Perú crece.

“Allá (en japón) en la televisión se informa sobre Machu Picchu y las Líneas de Nasca. Falta que los peruanos tengan más interés en Japón”

Cuando cayó la bomba atómica en Hiroshima, aquella mañana del 6 de agosto de 1945, Sadayuki Tsuchiya no había nacido. Pero en ese ataque fallecieron cuatro de sus familiares. También perdió parientes en otros episodios de la Segunda Guerra Mundial, que llegó a su fin unos días después. Hoy, como embajador del Japón en Perú, sostiene su compromiso en favor de la paz. “Entiendo muy bien las tragedias que generan las guerras”, me dice sentado frente a un mapa del Perú y al lado de una bandera del Japón.

Sadayuki Tsuchiya, embajador del Japón.

Asegura que no tiene ningún parentesco con la reconocida pintora peruana Tilsa Tsuchiya, cuyo padre fue japonés. Y afirma que, de su familia, es el primer Tsuchiya que pisa Latinoamérica. Lo hizo a la medianoche de los últimos días de febrero del año pasado. Del Perú solo conocía sobre Machu Picchu y los incas.

Japón resurgió porque invirtió en los recursos humanos y la educación. Se ha fomentado la tecnología y el conocimiento para tener un elevado nivel. Hoy tenemos muchos japoneses que consiguen premios Nobel, solo detrás de Estados Unidos. Y eso es fruto de la educación de alto nivel en las universidades.

Leave your vote

Comments

0 comments