En un fallo del Juzgado Mixto del distrito de Yarinacocha, el Vicariato Apostólico de Pucallpa, logró en primera instancia una sentencia favorable, en la demanda interpuesta por prescripción adquisitiva de dominio contra el Sindicato de Trabajadores de la Cooperativa Triplayera Pucallpa (COOTRIP). Los demandados aseguraron que interpusieron recurso de apelación ante la Sala Civil de Apelaciones. La sentencia expedida el 18 de noviembre del 2016 y notificada el 17 de enero del 2017, el juez señala que los puntos controversiales era determinar si la parte demandante se encuentra más de cinco años en posesión en forma continua, pacífica y pública. Determinar además si procede declarar la prescripción adquisitiva de dominio de la fracción de predio rústico denominado fundo Santa María y determinar si procedía ordenar la inscripción a favor de demandante. En tal caso, el magistrado señala en la sentencia que la prescripción adquisitiva de dominio es un modo de adquirir la propiedad de un bien ajeno, mediante la posesión ejercida sobre dicho bien. En consecuencia, el juez determina en su sentencia: Declárese propietaria por prescripción adquisitiva al demandante Vicariato Apostólico de Pucallpa de dos hectáreas del predio rústico denominado “Fundo Santa María” y ordena además la inscripción del derecho de propiedad.

APELARÁN

Mientras tanto, Hipólito Valera Hidalgo, subsecretario general de COOTRIP, respondió que interpondrán apelación ante la Sala Civil de Apelaciones y no comprende, cómo la Iglesia Católica, teniendo título de propiedad inscrito en los Registros Públicos, formuló demanda de prescripción adquisitiva de dominio al dueño más antiguo del inmueble, en este caso el Fundo Santa María. No se explica como una inscripción del 13 de noviembre de 1961 para el Fundo Santa María, tiene menos valor que el de la Iglesia Católica que fue inscrita en el año 2007 con título en los Registros Públicos. Antes que la Iglesia Católica demande, en el 2013 Cootrip con el Vicariato llegaron a un proceso de conciliación extrajudicial y con ese documento los de COOTRIP, pedían la devolución de esa propiedad. Recordó que, con esa acta, ya no era necesario que el juez de Yarinacocha admita una demanda de prescripción y con esa acta automáticamente no podían hacer ningún reclamo judicial. Por eso, señaló que pedirán que se declare nula esa sentencia ante la Sala Civil de Apelaciones porque tiene muchos vicios.